Volver a Blog

¿Por qué Se llamaba Manuel ha sido nuestro libro más vendido en la FLM'18?

04 Julio 2018 | Eva Olaya

Se llamaba Manuel ha sido nuestra novela más vendida en la Feria del Libro de Madrid. Si quieres saber por qué sigue leyendo...

El oscuro Madrid de los años 50

Era aquel un Madrid que de día era una cosa y de noche otra bien distinta. De día, era aquel un Madrid que comenzaba a deshacerse de las tinieblas que lo cubrieron durante cerca de dos décadas; era aquel un Madrid en el que se hacía lo posible y también lo imposible por salir adelante, un Madrid donde el que tenía cierto poder adquisitivo o posición sabía cuál era su lugar en el mundo, y quien carecía de todo ello también lo sabía. La diferencia entre vivir y sobrevivir era tan ligera como una hoja de papel de fumar; era aquel un Madrid que olía a gallinejas, que vivía y sentía, un Madrid que se alegraba o torcía el morro según lo que hicieran el Real Madrid y el Atlético. Los madridistas se engalanaban para acudir al nuevo estadio de Chamartín, una joya de la arquitectura y de la modernidad; los del Atleti, se arracimaban en el viejo Metropolitano, cuyas gradas temblaban cada vez que el Atleti marcaba un gol y cuya capacidad era un secreto celosamente guardado; era un Madrid con una calle ancha y larga que, algunos, habían decidido bautizarla como Gran Vía —un remedo hispánico del Broadway neoyorkino, aunque oficialmente llevara el nombre del fundador de la Falange—, llena de escaparates, de cines, de cafeterías y de alguna que otra sala de fiestas por donde se dejaba caer lo más granado, y también lo más canalla de la capital. Los grandes estrenos de Hollywood, las grandes estrellas, las mejores orquestas, los mejores y las mejores cantantes. Una vía larga y ancha donde se concentraba lo mejor, lo más actual, una visión que para nada reflejaba el alma verdadera de una ciudad a la que todavía le costaba respirar.

De noche, era aquel un Madrid cuya cara en nada se parecía a la que exhibía cuando las tinieblas desaparecían; era aquel un Madrid donde la hipocresía navegaba a sus anchas, donde quienes ocultaban su verdadera condición sexual respiraban un tanto tranquilos —según el dinero que se le diera a quien se encargara de mirar para otro lado—, y sonreían al conocer a otros de su misma orientación y que en algunos casos esa confirmación suponía toda una sorpresa; era aquel un Madrid donde padres de familia ejemplares retrasaban la llegada a casa visitando ciertos lugares donde aliviar las ganas que siempre tenían, o bien departiendo un rato con quien se encargaba de suplir a la legítima con algo más que besos y un poco de cariño.

Y era aquel un Madrid en el que se dejaban ver cada vez más americanos. Para ellos, un país especial, de recias costumbres, con una manera de ver y entender la vida tan particular que los fascinaba. Un Madrid que Ava Gardner se bebió y disfrutó huyendo de Frank Sinatra, un Madrid visto con buenos ojos por aquellos americanos deseosos de comenzar nuevos negocios toda vez que, en breve, las dos naciones, España y EE.UU., se convertirían oficialmente en amigos con intereses comunes.

Era aquel un Madrid en el que, como se aseguraba, ya había empezado a amanecer. Aunque no para todos.

5 preguntas para descubrir las claves de Se llamaba Manuel

foto del escritor Víctor Fernández Correas

1. ¿Cómo la definirías en tres palabras?

- La vida misma

2. La hipócrita España de los 50 era muy cruel para homosexuales y mujeres. Durante el proceso de documentación, ¿has descubierto algo que te haya resultado especialmente desgarrador?

Para los homosexuales, especialmente. La homosexualidad nunca ha sido bien vista —ni lo es actualmente—. Pero hay cosas que sí que me resultaron crueles. Una de ellas, saber que uno de los que dio una paliza al cantante Miguel de Molina tras negarse éste a renovar el contrato leonino que le ataba a un empresario, fue quien, durante la novela, es el alcalde de Madrid, el Conde de Mayalde; o saber que los dueños de hoteles y pensiones estaban obligados a entregar el registro de clientes en comisaría a la mañana siguiente, por lo que , o el dueño era de confianza, o había que marcharse de inmediato para no levantar sospechas y para evitar que la policía no se presentara en la pensión en menos que canta un gallo.

¿En qué momento decidiste que el protagonista principal de la novela, el nexo de unión entre las tres tramas, fuera Manuel Prieto, un joven homosexual del que solo tenemos su cadáver?

Desde el principio tuve claro que tenía que ser él, Manuel Prieto, con todas las connotaciones que le rodean. Un personaje con el que, más o menos, todos los protagonistas tienen o tuvieron algún tipo de relación. Y ese personaje fue el que me permitió conocer un mundo rico en detalles y profundizar en una sociedad muy hipócrita, pues lo que parecían matrimonios bien avenidos en algunos casos no eran más que fachada para ocultar la verdadera naturaleza sexual del miembro masculino de la pareja.

¿Qué hay de ficticio y qué de histórico en la negociación del acuerdo de la instalación de las bases militares estadounidenses en España?

Ficticios son los personajes. Los cuatro usados en este caso —dos españoles y dos americanos— son totalmente ficticios, como son el teniente Arturo Saavedra y el general Agustín Malo de Molina, por la parte española, y kevin McKormick y Andrew Morton por la americana. El resto, las conversaciones, los temas de los que discuten, que se negocian, incluso hasta el tiempo de la negociación, es fruto de la documentación, que permite conocer en cada momento cuáles fueron los argumentos de negociación y de qué manera fueron empleados por unos y por otros. Asimismo, también aproveché noticias que aparecieron en la prensa durante el tiempo que duró la negociación, y que me permitieron usarla según días o momentos específicos de la trama.

El final de esta novela hiela la sangre. ¿Barajaste algún otro?

Es la primera vez que tenía clara toda la novela, y también me di cuenta de que sólo podía acabar así. He querido ser honesto tanto con la novela como con el lector. Puede que no le guste o espere algo menos trágico, pero, sinceramente, considero que la novela no podía tener más final que el que tiene. Escribirlo fue un ejercicio de contención, porque tenía entre manos a dos personajes y mis sentimientos respecto a ellos estaban muy claros. Por eso creo que no decepcionará.

 

Los personajes

· Manuel Prieto: joven de unos 20 años cuyo cadáver es encontrado en las inmediaciones del Cerro Garabitas de la Casa de Campo de Madrid con dos puñaladas. De su caso se hará cargo Gonzalo Suárez.

· Gonzalo Suárez: inspector de segunda del Cuerpo General de Policía. Un agente íntegro, con profundos ideales y un enorme respeto por su profesión. Para él ningún caso puede quedar si cerrar, lo que le llevará a enfrentarse a sus superiores.

· Arturo Saavedra: militar integrante del equipo negociador español para tratar la instalación de bases militares norteamericanas en suelo español. Arribista y sin escrúpulos, solo le mueve el interés personal para conseguir una mejor vida de la que tiene.

· Margarita Uriarte: joven que es odio puro. Vive con odio pues solo odio conoció. Un antiguo conocido recurre a ella para conocer más a fondo las negociaciones entre americanos y españoles. Coyuntura que le servirá para saldar varias deudas con su pasado.

· Liborio Solís, el Canelita. Homosexual, conocedor del Madrid más canalla y oscuro, medró con el estraperlo tras la Guerra Civil y ahora vive de saber sobrevivir. Apreciado por Gonzalo Suárez y detestado por su superior, el comisario Martínez, oculta un trasfondo de quien se sabe siempre observado, menospreciado y ultrajado.

· Rosa Prieto, madre de Manuel Prieto, cuyo cadáver es encontrado en el Cerro Garabitas de la Casa de Campo de Madrid el día de Nochebuena de 1952. Su dolor conmueve, pero más verla desenvolverse en un mundo que se ha vuelto demasiado peligros para ella.

· Joao Leite: portugués, vive de vender sus servicios al mejor postor: un problema de cuernos, una compañía molesta, alguien a quien quitarse de en medio de una manera discreta. Él marca su tarifa y los clientes pagan sabedores de que siempre cumple lo pactado.

· Escolástica Sainz: vecina de Rosa Prieto, por la que siente veneración, quiere darle apoyo para superar la pérdida de su hijo. Pero, para ello, necesita dinero, y la aparición de Margarita Uriarte le permitirá obtener el dinero para ayudarla.

· David Román: americano de Laredo, (Texas), espía de la CIA, desea limpiar la imagen de su compatriota Andrew Morton, miembro del equipo negociador de Estados Unidos, involucrado en un crimen de tintes homosexuales. Para ello requerirá la ayuda del agente Gonzalo Suárez.

Los escenarios

· Parque de Madrid, actual Parque del Retiro, lugar de paseo de familias y parejas, pero también punto de encuentro de toda clase de personajes que aprovechan sus paseos para hablar con calma sobre cualquier asunto.

· Stadium Metropolitano: viejo estadio del Club Atlético de Madrid, equipo del que es socio y simpatizante el inspector de segunda Gonzalo Suárez.

· Avenida de José Antonio, lo más parecido al Broadway neoyorquino, con sus luces de neón, sus carteles con los estrenos del momento, sus afamadas salas de espectáculo, y también locales de más que dudosa reputación protegidos por policías a sueldo. Más allá, la España real, gris y oscura.

· Poblado de Chabolas Jaime el Conquistador: poblado que se mantuvo en pie hasta casi la década de los 60 y en el que llegaron a vivir más de 6.000 personas. En las cercanías del Paseo de Santa María de la Cabeza y del Matadero de Madrid.

· Cerro de Garabitas: situado en la Casa de Campo de Madrid, allí transcurre el inicio de la novela, cuando la policía investiga la aparición del cuerpo de un joven que responde a la identidad de Manuel Prieto.

· Comisaria de Centro, ubicada en la calle Leganitos de Madrid, donde presta sus servicios el inspector de segunda Gonzalo Suárez.

Descarga el dossier de prensa de Se llamaba Manuel


Compartir este artículo

Últimas entradas

Leer También...

Suscríbete a nuestra Newsletter

¡No te pierdas nuestras noticias, presentaciones, eventos, novedades y preventas!

Esta Web utiliza cookies propias y de terceros, para permitir el acceso, mejorar nuestros servicios y realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración para la aceptación de cookies u obtener más información accediendo a nuestra política de cookies